“El maldito SACRO I”

Quién no ha tenido una vez dolores en los músculos, articulaciones y la parte de la columna?No necesariamente solamente las personas mayores sufren del esqueleto.

Es conocido, que el dolor en un sitio puede provocar otro dolor por causa de la postura mal adquirida. Esto suele suceder por el sobre cargo, sosteniendo la parte enferma.
Por fin nadie más sabe, cual es la causa de todos los dolores.
Muchos pacientes conocen el procedimiento del laberinto entre radiografías y pastillas – pero los dolores siguen.
Vamos un rato al principio del esqueleto. El centro forma la pelvis evidentemente. Ahí apoya toda la columna sobre un hueso, que se llama “sacro”. En muchas causas justamente este hueso esta fuera de su propio lugar. Esto facilmente suele suceder, porque solamente está apretado con ligamentos. Si nos damos cuenta, en el centro del esqueleto hay un – digamos  trastorno – todo el esqueleto puede sufrir.
Como éste desvío provoca una diferencia en la longitud de las piernas, es lógico que las articulaciones de la parte afectada sufren de un sobre cargo.
Ahora, si nos damos cuenta por ejemplo que una rodilla  duele por la causa explicada, el tratamiento en la articulación no va dar mucho resultado.
Logicamente hay que eliminar la causa. Y en nuestro ejemplo era el desvío del “maldito sacro”.
El tratamiento no tiene dolencia ninguna y es rápido.
Que lindo es, si pacientes vienen con bastón y se despiden con el mismo bajo el brazo.

Claro, no cada tejido reacciona igual, pero con la ayuda del paciente logramos en general el éxito.
Como puede “diagnosticar” el común, que tiene problemas con este hueso místico?
En general los pacientes se quejan por dolores y molestias en la cintura – la ingle y en el muslo de una pierna.
Si hay estos dolores, el desvío del hueso sacro es muy sospechoso.
Es obvio, que con pastillas un hueso no se va a reintegrar a su propio sitio!
Admirados lectores, la próxima vez vamos a mirar hacía arriba, que puede causar el “maldito sacro” ahí.